domingo, 7 de junio de 2009

ENTRE LIBROS

Hoy se acaba la Feria del Libro de Zaragoza. Todos los años me da pena que se termine el ambiente festivo de la feria, el bullicio alrededor de las casetas y dentro de ellas, y la posibilidad de conversar con los lectores y de saludar a los amigos. Este año, además, he tenido la oportunidad de charlar en persona con algunos de los amigos que visitáis este blog. El viernes por la tarde conocí a Carmen y poco tiempo después vinieron a la caseta Marta del blog Entrenómadas y Alfredo de 39escalones. También pasó Nerea de El Cultural de Nerea. Después de tanto tiempo comunicándonos a través de los blogs, fue una alegría poder hablar con vosotros en persona.

Me llevé la cámara con la intención de hacer fotos, pero como muchas veces se me olvida que la tengo en el bolso, sólo me traje una que nos hizo el viernes Pablo, de la Librería París, a Miguel Mena y a mí, ya al final de la tarde. Por eso salimos con caras de cansancio. Y es que el tiempo fue nuboso, a ratos hacía viento y en otros momentos se espesaba el ambiente como si quisiera estallar la tormenta, que finalmente pasó de largo. Pero a pesar de tanta indefinición meteorológica que trastoca cuerpo y mente, la tarde estuvo bien. Y fue un placer compartir firmas y caseta con Miguel, que es encantador. Algo que ya sabéis los que le conocéis y los que le escucháis por la radio.

El sábado no me acordé de sacar la cámara. Por eso no puedo colgar ninguna foto hecha en la caseta de la Librería Central. Es lo que tiene ser despistada. Otro año tendré que prepararla nada más llegar.


Y a propósito de libros, enlazo el artículo de opinión que publica hoy Almudena Grandes en El País Semanal. Creo que resume muy bien lo que significan los libros para los que disfrutamos de ellos.

El link

8 comentarios:

carmen dijo...

A mi me hubiera gustado quedarme un ratico mas charlando contigo y con Miguel Mena,que por cierto escribió una dedicatoria en su libro simpatiquisima para mi marido,pero entre que amenazaba lluvia ,iba con mi perro y tenía que regresar pronto a casa,no pude disfrutar del momento.
Por cierto ,si puedes contactar con Miguel Mena ,dale las gracias de mi parte.Como no llevaba las gafas ,no pude leer su dedicatoria y ver su dibujo hasta que llegué a casa.
Un abrazo y saludicos.
P.D.Gracias por saludar de mi parte a dos estupendos"blogeros" como son Marta y Alfredo.

Carmen Santos dijo...

Es que el tiempo hacía temer un chaparrón épico. En esas circunstancias se agradecen aún más vuestras visitas, porque con esos nubarrones tan amenazantes no apetecía nada salir de casa.
Saludicos

ernesto51 dijo...

Entre libros pase yo también el sábado en la Feria de Madrid; bena mañana qe acompañó, sin el calor ni la lluvia de otros años. Fiesta del libro, paseo en buenas compañías y charlas. Y una curiosidad, al fin me hice con tu "La cara oculta de la luna", que no acababa de tener a pesar de buscarlo. Ya estoy con él, y promete. Te contaré.

Abrazos entre libros y sus páginas.

Carmen Santos dijo...

Ernesto: Ya veo que pasaste un buen sábado entre libros, en buenas compañías y con buen tiempo. No se puede pedir más.
¡Qué ilusión que hayas encontrado La cara oculta de la luna! Ya me dirás si te gusta.
Besos

Anónimo dijo...

Enhorabuena. Por la feria, por tu libro y por estar ahí.
Yo no sé lo que se siente al publicar un libro, pero lo que siento cuando lees uno que te atrapa... pues, en fin, es como un ruje-ruje en el estómago. Por un lado deseas "devorarlo" más que terminarlo y por otro desearías que no se acabase nunca. Ya ves. Los libros unen.
Sólo un apunte sobre Almudena Grandes. Me gusta como escritora y creo que algunos de sus libros son muy buenos. Pero si la veo en persona (bueno, en la tele), se me cae el mundo al suelo. Será que soy rara, pero no sólo con ella me pasa. Personas que escriben maravillosamente bien, las oigo hablar y me decepcionan.

Magda

Carmen Santos dijo...

Gracias, Magda. Muy acertada la descripción de lo que sentimos cuando leemos un libro que nos atrapa. Es verdad que los libros unen.

En cuanto a lo que dices de Amudena Grandes, a mí también me ha pasado. No con ella, porque soy muy fan suya, pero sí con algun@s escritor@s de cuyo nombre no quiero acordarme. Supongo que después de haber leído sus libros, nos imaginamos un personaje que casi nunca puede corresponder con la persona real, y acabamos decepcionados al comprobar que la realidad no tiene que ver con nuestras expectativas. También me pasa con algunos actores cuando les veo en entrevistas y compruebo que no se parecen a esos personajes maravillosos que interpetean en sus películas.
Besos

entrenomadas dijo...

Éxito de tu novela querida, Carmen.
Le ha encantado. Ya me lo imaginaba.
Pues eso.

Un beso,


Marta

Carmen Santos dijo...

Me alegro mucho, Marta. Como escritora que eres, ya sabes la ilusión que hace que te digan eso.
Besos