jueves, 6 de noviembre de 2008

CITA

Hoy, la vagancia me empuja a colgar sólo una cita que me ha hecho gracia. Es de Winston Churchill, ese político entrado en carnes que salía en las fotos pegado a un descomunal puro. Al menos, la frase se la atribuyen a él.

El éxito es la habilidad de ir de fracaso en fracaso sin perder entusiasmo.

En estos tiempos en los que, por influencia de la cultura norteamericana, se tiende a clasificar a la gente en ganadores y perdedores, me gusta este enfoque.

(La fotografía es de la página www.segunda-guerra-mundial.com)

6 comentarios:

ernesto51 dijo...

A mi también me gusts la cita, y tiene pleno vigor hoy en día.

Carmen Santos dijo...

Es verdad, sigue en vigor. Yo no es que simpatice con este personaje, pero la cita me ha llamado la atención porque ensalza algo que no tenemos en cuenta hoy en día, cegados como estamos con los resultados: el afán de seguir luchando, pase lo que pase y sea cual sea el resultado. A fin de cuentas, creo que en lugar de ganadores y perdedores, como nos pretenden inculcar últimamente, en la vida somos todos supervivientes.
Besos

Pepa dijo...

Carmen, nos has hecho 2 regalos: la cita de Churchill, y tu frase final"en lugar de ganadores y perdedores, en la vida somos todos supervivientes"
Me las voy a copiar las 2.
Besitoss
pepa

Carmen Santos dijo...

Me alegro de que te hayan gustado.
Besos

ernesto51 dijo...

Bueno como te decía en mi blog había empezado por fin con la lectura de "Días de menta y canela", y ya la he terminado. No sabía muy bien donde dejarte mis impresiones así que lo hago aquí.

La he leído de tirón, como me pasa con todo libro que me gusta desde la primera página. Y lo he disfrutado. Es lo que yo llamo una novela con banda sonora, algo que particularmente me apasiona, creo que la música, las canciones que forman parte del relato complementan el conocimiento del autor.

El argumento, interesante y sólido, planea siempre el recuerdo autobiográfico y consigues desarrollar una historia de amor enlazada con el misterio y con el tema de la emigración española de aquellos años como fondo. Y todo ello, con una técnica literaria impecable, perfectamente documentado, con un lenguaje sencillo pero muy elaborado y, aquí está la maestria, sin que se note, sin caer en palabras ni frases rebuscadas.

Estaría hablando de la obra sin parar pero entiendo que tal vez no es éste el sitio mejor para tanto como me gstaría decir, así que resumo todo en una palabra: EXCELENTE

Gracias por el placer de leerla y un abrazo. (ahora a por las otras jejeje)

Carmen Santos dijo...

Hola Ernesto, muchas gracias por tu comentario. Me has dejado abrumada. Me hace muchísima ilusión que te haya gustado el libro.
Besos