jueves, 20 de noviembre de 2008

EL GUATEQUE

Hoy, va de cine. Cuelgo una de las escenas que más me gustan de la película El Guateque, dirigida por Blake Edwards e interpretada por el magistral Peter Sellers. He visto esta película un montón de veces y siempre me río... y eso que me sé los gags. Esta escena es la del camarero borracho, el pollo volador, el maitre desesperado. En fin, vean y juzquen ustedes mismos.




Revisando ahora la escena por YouTube, se me ocurre que es curioso lo que pasa a veces con los actores. Viendo las películas de Peter Sellers, siempre pensaba que debía ser un hombre muy divertido, más o menos feliz, aunque, eso sí, tan torpe como sus personajes. Hace unos años, cuando estrenaron esa película sobre su vida interpretada por Geoffrey Rush (Llámame Peter), leí en algún sitio que había sido un hombre torturado y egocéntrico con una vida afectiva muy complicada a sus espaldas. Moraleja: no se debe confundir a los actores con los personajes que interpretan.

4 comentarios:

ernesto51 dijo...

Genial y hoy ya mítica película.

Hacia tiempo que no me acordaba de ella. Gracias por volver a traerla a mi memoria.

Carmen Santos dijo...

A mi me encanta esta película. Creo que ha mantenido toda su frescura y eso no es fácil, porque hay comedias que hacen mucha gracia cuando se estrenan y al cabo de unos años se quedan desfasadas y al verlas, nos preguntamos qué nos hizo tanta gracia en su día.
Otra comedia de Blake Edwards con la que me sigo riendo mucho es "La Pantera Rosa" (la primera de todas ellas; las siguientes me parecen más de lo mismo).

Pepa dijo...

Pues a mí, ver a Peter Sellers me pone nerviosa, ya ves...es que me parece Charles Chaplin en malo. Vamos, como me ocurre con Nat King Cole y Antonio Machín...
Besos
Pepa

Carmen Santos dijo...

Curiosa comparación. Nunca se me habría ocurrido comparar a Peter Sellers con Charles Chaplin, aunque sea en detrimento del primero. Yo es que los veo tan sumamente diferentes...
En cuanto a Sellers, admito que puede resultar a veces muy histriónico y un pelín cargante, pero cuando estaba bien dirigido por un director que le controlaba los tics y sabía sacarles partido, como por ejemplo el maestro Blake Edwards, Sellers podía ser genial.

Por cierto, en la comparación Nat King Cole - Antonio Machin, ¿cuál es el malo? Sólo por curiosidad...