lunes, 1 de diciembre de 2008

LA VIDA EN CUARTO MENGUANTE

Celia Santos ha reseñado en su blog Más Que Palabras mi novela La vida en cuarto menguante. Muchas gracias, Celia, por la generosa reseña de un libro al que tengo gran cariño. Fue mi primera publicación en todo el mundo mundial y eso siempre deja un recuerdo muy especial (es algo así como el primer amor: luego llegarán otros que podrán ser mejores, o no, pero el primero jamás se olvida).

Ya hablé de Más Que Palabras cuando Celia abrió el blog, pero aprovecho esta oportunidad para recomendarlo de nuevo, porque tiene reseñas de libros y entrevistas muy interesantes. Destaco la última: la que le hizo a Erika Lust, productora de Lust Films, dedicada al entretenimiento de adultos desde un punto de vista femenino.

Link de la reseña

Copio lo que escribe Celia Santos:

Alma, una divorciada acomodada de 44 años que ha cumplido las cuarenta, viaja a la costa gallega para rememorar tiempos pasados. Allí conocerá a Toño, un joven y guapo pescador que se busca la vida satisfaciendo las “necesidades” de mujeres maduras y solitarias. Una relación que empieza por puro sexo, acabará sacando a la luz intimidades, miedos y secretos de los dos personajes.
***
Esta es la segunda novela de Carmen Santos que leo y al igual que con Días de menta y canela, me ha quedado ese sabor tan agradable de las novelas que no dejan nada en el aire. Una historia completa, redonda donde la autora prescinde de florituras y personajes adicionales que no nos dicen nada, para centrarse en el núcleo de la historia que son las vidas de los dos protagonistas.

El tono erótico que acompaña toda la narración, y habitual en las novelas de esta autora, nos da una idea de los sentimientos que se desprenden de cada uno de los protagonistas, y podemos percibir perfectamente la pasión, el sufrimiento o la preocupación tanto de Alma como de Toño.

Una situación que, aunque usual en la vida real, su desenlace no lo es tanto. Y es eso lo que nos hace reflexionar sobre la importancia de las apariencias, la pose de cara a la galería y el qué dirán.

Carmen Santos describe las escenas más escabrosas con una delicadeza exquisita, dándole a esos momentos una magia especial

Una novela para despertar la conciencia y los sentidos.

6 comentarios:

ernesto51 dijo...

La quiero leeeeeeeeeeerrrrrrrrrrr

Llevo algún tiempo buscándola aqui en Madrid pero aún no la he conseguido, pero lo haré seguro. Y después de leer la reseña ardo en deseos de disfrutarla.

Saludos

pepa dijo...

Yo ya he dejado constancia en este blog de lo que me gustó esta novela. Es la tercera que he leído de Carmencita, y creo que es la que más me gusta. Coincido con Celia en que es una novela redonda, sin fallos.
Para mí, lo más, es lo bien trazado que está el personaje de Toño. Aunque Carmen diga que es totalmente imaginario, no sé, no sé...
Y el humor...bueno, el humor que impregna todas las páginas, que en algunos momentos te ríes con la comisura derecha mientras te cae una lágrima del ojo izquierdo...
En fin, es puro Carmen.
Yo os la recomiendo encarecidamente
Besos
Pepa

Celia Santos dijo...

Me olvidé decir en la reseña que Carmen consigue despertar en nosotras ese punto de comprensión e identificación con sus personajes. Sabe lo que pensamos y sentimos y lo refleja muy bien en sus novelas.

Un beso muy fuerte y gracias por enlazarme

Celia

Carmen Santos dijo...

Ernesto, ya me dirás si la has conseguido. Como hace ya un tiempo que salió, está un poco difícil encontrarla, pero ya me contarás.
Besos

Carmen Santos dijo...

Muchas gracias, Pepa. Ya sé que comentaste esto hace un tiempo en el blog.
En cuanto a Toño: al final, voy a tener que decir que lo tengo escondido en algún sitio, porque nadie me cree cuando digo que es producto de la imaginación. Ay, señor, señor...
Besos

Carmen Santos dijo...

Muchas gracias, Celia. Intento transmitir en mis novelas esos sentimientos de las mujeres de los que hablas, pero una cosa es la intención y otra el resultado. Por eso me hace mucha ilusión lo que comentas.
Besos