lunes, 1 de marzo de 2010

CINCUENTA AÑOS DE PSICOSIS

Leo hoy en El Periódico de Aragón (link aquí) que se cumplen cincuenta años del estreno de Psicosis del maestro Alfred Hitchcock. A estas alturas, ¿qué voy a escribir sobre una película que ha hecho correr ríos de tinta tan abundantes como el agua que sale de la ducha donde muere Marion Crane? Se han dicho muchísimas cosas sobre esta escena y han surgido numerosas imitaciones, pero lo cierto es que, a pesar de que hoy en día nos muestran cosas más terroríficas en las películas, incluso en los telediarios (lo que es peor, porque esas son reales), este asesinato sigue poniendo los pelos de punta. Desde el momento en que vemos aproximarse a través de la cortina de plástico transparente la silueta difuminada y amenazante del asesino hasta que la pobre Marion-Janet Leigh muere empapada y con más agujeros en el cuerpo que un queso gruyere, cada segundo es un sin vivir. Desde que se estrenó Psicosis en 1960 hasta ahora, los cineastas se han sacado de la manga a toda clase de tipos perturbados que finiquitan a sus semejantes con métodos mucho más terroríficos, pero Norman Bates no hay más que uno y los demás son como las huevas de lumpo al caviar beluga: Sucedáneos de andar por casa para preparar canapés de salmón con queso Philadelphia.


Moraleja: Si hay que pernoctar en un hotel aislado y atendido por un tipo larguirucho que mira raro como Anthony Perkins, conviene cerciorarse de que en la ducha hay una mampara bien gorda. Por si las moscas...

(Me habría gustado incluir un vídeo con la escena de la ducha, pero YouTube no lo permite, por lo que sólo puedo poner el enlace.)

8 comentarios:

39escalones dijo...

Lo que sucede además es que, trama aparte, supuso una auténtica revolución. Primero, porque Hitch rodó con un equipo de televisión, y con una inversión de 800.000 dólares obtuvo, sólo de taquilla, más de quince millones. Segundo, porque todo eso lo consiguió destrozando los cánones narrativos habituales, contando una película durante veinte minutos y empezando otra a medias. Pero lo que escandalizó realmente fue la muerte de la estrella del film nada más empezar. Hoy nos cuesta entenderlo, pero en 1960 fue la bomba.

José T. dijo...

Recuerdese también la escena final cuando Anthony Perkins se acerca a su madre, sentada de espaldas. Cuando hace girar el sillón......

Carmen Santos dijo...

39escalones: Si que debió de ser la boma en aquella época, porque desde bien cría (y desde mucho antes de que yo la viera en la tele por primera vez) oía hablar a mis padres muy impactados de Psicosis. Siempre decían que daba muchísimo miedo.
Besos

José: Ya lo creo que impacta esa escena del sillón. Da una sensación de repelús por el espinazo...
Y hay otra que también me parece muy impactante: cuando el detective entra en la casa para investigar y Norman Bates le acuchilla en lo alto de la escalera.
Creo que Psicosis es una película que no ha perdido ni pizca de su poder de asustar al personal.
Besos

carmen dijo...

Estupenda peli,me han entrado ganas de vover a verla.
Saludicos

ernesto51 dijo...

Me ha pasado como a Carmen, me has despertado las ganas por volver averla, aunque la verdad es que han sido muchas las veces que la he disfrutado. Genial película.

Gracias Carmen (es), a las dos, jejeje

Abrazos

Carmen Santos dijo...

Carmen y Ernesto: Yo también la he visto varias veces ya, pero igual que a vosotros, me han entrado ganas de verla de nuevo. Ahora que me sé las escenas más terroríficas, espero pasar menos miedo cuando la vea. Aunque yo soy muy miedosa y me asusto con todo.
Besos

Gww dijo...

Esta película es un estupendo ejemplo de cómo el terror (o el miedo a secas) no obliga a incluir litros y litros de sangre, torturas y violencia irracional. Basta (pero qué dificil al tiempo), un buen guión.

Saludos.

Carmen Santos dijo...

¡Qué razón tienes, Gww! Deberían aprender de Hitchcock algunos de esos cineastas que lo llenan todo de sangre y vísceras y hacen sentir al público más asco que miedo.
Besos