martes, 27 de enero de 2009

LET'S FACE THE MUSIC AND DANCE

Desde niña me encantan los musicales de Hollywood y de vez en cuando me gusta volver a ver películas de aquellos monstruos de la danza que fueron Fred Astaire y Gene Kelly. El otro día revisé por YouTube (¿cómo no?) la escena de la cinta Follow the Fleet (1936) donde Fred y Ginger bailan (y Fred también canta) Let’s face the music and dance. Y recordé que la mayoría de las películas que rodaron Fred Astaire y Ginger Rogers como pareja cinematográfica datan de la época de la Gran Depresión, cuando la gente iba al cine para olvidarse por un rato de su cruda realidad viendo bailar a deslumbrantes damas envueltas en gasas, sedas y brillantes lentejuelas y a caballeros vestidos de pingüinos o en impecable esmoquin. Casinos de lujo, salas de baile, paradisíacas playas y suntuosos hoteles de Río de Janeiro (Flying down to Rio), mansiones millonarias, ríos de champán... todo lo contrario de lo que le tocó vivir a la gente de a pie en aquellos años (y en cualquier otra época). No hay más que fijarse en lo que canta Fred Astaire en la escena que incluyo más abajo para ver el carácter “antidepresivo” de estos musicales y por qué gustaban tanto y nos siguen gustando ahora:

There maybe trouble ahead
But while there’s moonlight and music
And love and romance
Let’s face the music and dance…
La traducción (muy libre) podría ser algo así como:
Puede que se vislumbren problemas en el horizonte
Pero mientras tengamos la luz de la luna y la música
y el amor y el romance
enfrentémonos a la música y bailemos…
Toda una declaración de principios con la que los cineastas del viejo Hollywood animaban al personal en tiempos de crisis. Si la que padecemos ahora en el mundo mundial arrecia aún más, veamos con qué nos intentan arengar los del cine. De momento, escuchemos la música y bailemos.



Y otra escena alucinante y muy kitsch de la película Flying down to Rio (1933), la primera película que rodaron juntos Ginger y Fred. (Atención a los "shorts" de los caballeros del fondo):

2 comentarios:

pepa dijo...

Por algún sitio leí que la mítica pareja, en la vida real se llevaban fatal...¿Te imaginas lo que puede ser eso?

Carmen Santos dijo...

Yo también leí algo así. Menudo ambientillo laboral tendrían en el rodaje.