miércoles, 21 de enero de 2009

HABEMUS NUEVO EMPERADOR

Ya tenemos nuevo emperador. Tras el paso destructivo del huracán George llega la esperanza. Veamos ahora qué hace Obama (o qué le dejan hacer) al contacto con la cruda realidad.

Y para finalizar, la observación frívola del día (en plan revista del corazón): me gusta el vestido blanco que llevaba Mrs. Obama cuando abrió con Mr. Obama el baile presidencial, pero no el amarillo limón que eligió para la ceremonia de investidura.

(La fotografía es de AP)

8 comentarios:

ernesto51 dijo...

Veremos, veremos. ¿Has visto la viñeta de Forges de hoy en EL PAÍS? Genial.

El vestidito de la emperatriz ayer según que radio era amarillo limón, dorado, pistacho... vaya usted a saber.

Un saludo en la nueva era obamaniana

La Perra de Kenia dijo...

eso eso ... a ver qué le dejan hacer. Un beso guapetona!

Carmen Santos dijo...

Hola, Ernesto: no había visto la viñeta, pero la busqué a raíz de tu comentario y, en efecto, es genial.
Besos

Carmen Santos dijo...

Hola, Roben: a ver cómo despunta el fotogénico Mr. Obama, porque no lo va a tener precisamente fácil.
Besos

pepa dijo...

Era verde, muy poco acertado, caramba. Con los guantes y los zapatos de otro verde diferente...qué poco glamour
Pepa

Carmen Santos dijo...

Pepa: a mi el vestido amarillo, verde, dorado, o del color que sea, tampoco me pareció glamouroso. Y eso que por lo general, Michelle Obama suele vestir muy bien.
¡Dios mío, que cotilla estoy siendo! Parezco una tertuliana de los programas del corazón.
Besos

Pepa dijo...

De vez en cuando no viene mal decir alguna tontada de estas...Sobre todo con lo trascendente que se está poniendo todo el mundo con Obama, que parece que nos va a redimir a toda la Humanidad...Pobre hombre, qué expectativas

Carmen Santos dijo...

Desde luego. Entre la crisis mundial, la situación en la que está su país y las expectativas que todo el mundo tiene puestas en él... como para no pegar ojo por las noches.