jueves, 4 de septiembre de 2008

EL GEN LELO


Parece que el mes de septiembre ha entrado escaso de noticias (supongo que eso es bueno; significa que durante estos días no ha ocurrido ninguna catástrofe nueva ni ha estallado ninguna guerra). Primero, los medios airearon el sobado tema de la depresión postvacacional. El famoso síndrome (¿por qué hoy en día los “expertos” llaman síndrome a todo?). Ahora, hablan del gen alelo 334 que, según un estudio del Instituto Karolinksa de Estocolmo, predispone a algunos hombres a la infidelidad. Con ese hallazgo, a partir de ahora, el pecador pillado in fraganti podrá cantar aquella vieja canción de Jeannette con nueva letra: “Yo… soy infiel…porque el gen me hizo así…”. Y todos tan panchos.

Así que, señoras, desde este momento, si nuestra media naranja nos cornamenta, ya no nos queda ni el consuelo de poner al señor de vuelta y media. Deberemos comprenderle y mimarle como si hubiera contraído la gripe aviar, porque la culpa del desliz ya no es suya. La tiene su mapa genético. ¿Qué puede hacer el pobre diablo si un gen lelo le hace precipitarse al abismo del vicio?

Y digo yo que ahora, para compensar, los estudiosos del Instituto Karolinksa deberían descubrir algún gen (lelo o listo, da igual) que justifique la infidelidad femenina. Así, las mujeres podríamos pecar tan a gustito y todo se arreglaría con esgrimir un justificante del médico. Ya se sabe que lo que dicen los galenos va a misa.

7 comentarios:

Pepa dijo...

Así que ya sabéis, queridas, antes de cualquier tipo de compromiso, no pidáis la fotcopia del DNI, sino la del DNA...

Carmen Santos dijo...

Muy bueno, Pepa. Lo del DNA es genial.
Besos

ernesto51 dijo...

Y que se gasten la pasta en estos ¿estudios o tonterías o memeces o ...?

Como diría mi abuela "cagoen".

Pues hala, ya sabemos, no hay que dejarse hacer ni un análisis que nos pillan a todos. jajajaja

Saludos, un ocrrente post

Carmen Santos dijo...

Hola, Ernesto, me alegro de volverte a saludar por aquí.
Tienes razón: ¡qué pena de pasta desperdiciada en semejantes "estudios"!

Mario dijo...

Darwin, puro Darwin...

Carmen Santos dijo...

Hola, Mario, cuánto tiempo. Cómo se nota los que sois de ciencias...
Besos

Pepa dijo...

Yo creo que Mario ha dado en el clavo: los infieles del gen mutado tienen más posibilidades de transmitirlo por su propia condición de infieles, así que este alelo se irá extendiendo, extendiendo...
Y, si no he leído mal el artículo, los científicos no han dicho que sea una herencia ligada al sexo, o sea que tiene que haber damas con ese gen...
Bueno, está claro lo que hay que hacer para adaptarse y sobrevivir, ¿no?...puro Darwin!