lunes, 23 de junio de 2008

MELODÍAS DE BROADWAY

Hoy, para relajarnos, una escena del musical The Band Wagon (que se estrenó en España con el título Melodías de Broadway 1955), protagonizado por Fred Astaire y Cyd Charisse, una de las últimas mohicanas (si no la última) del cine musical del viejo Hollywood, que falleció la semana pasada a los ochenta y siete años.
Confieso que, pese a ser patosa a más no poder, me encanta el baile (clásico, moderno y como sea) y las películas musicales de la época dorada de Hollywood. Hasta me tragué todas las ediciones de Mira quién baila. En eso, supongo que soy como los hombres a los que les apasiona el fútbol, pero no se les da bien ese deporte y deben conformarse con ver jugar a los demás en el campo o en la televisión. Cada cuerpo sirve para lo que sirve y el mío no fue diseñado para bailar.
Musicales magistrales que me vengan a la cabeza ahora, "a bote pronto" (hay más, claro), en mi opinión fueron Cantando bajo la lluvia (ay, esa escena de Gene Kelly empapándose hasta los huesos mientras baila enamorado bajo el chaparrón), Un americano en París (aunque aquí la historia me parece más floja) y Cabaret (¿quién no recuerda al pintarrajeado maestro de ceremonias cantando Willkommen, bienvenue, wellcome, o a Liza Minelli cantando con él Money, money?). Y me resultan magistrales por cómo integran las escenas de baile dentro de la historia sin que chirríen ni caigan en lo cursi.
Luego está Band Wagon, donde Cyd Charisse daba la réplica a Fred Astaire. Otra opinión personal e intransferible: creo que la Charisse fue mucho mejor bailarina que Ginger Rogers, más elegante también (la Rogers tenía un toquecillo vulgar), y mucho más peligrosa para Astaire como partenaire porque podía hacerle sombra. Aunque en la escena de Central Park, cuando bailan Dancing in the Dark, los dos se mueven en perfecta armonía y con esa sencillez elegante tan difícil de conseguir en el baile, al igual que en la escritura, o en la pintura, en el cine... Eso de que parezca que todo ha surgido espontánemente, sin apenas esfuerzo, sin "despeinarse", cuando hay muchísimo trabajo detrás.
Y ya no me enrollo más, que es lunes y hace calor. Simplemente os invito a revisar este romántico y elegante baile de dos glorias del cine musical.

4 comentarios:

apostillas literarias dijo...

Y vaya que si, Carmen, una gran pareja del cine musical. Esta escena es preciosa.

Lo que me encanta, además, es la ropa. Al inicio del video vemos a las parejas de la reunión, y los vestidos y accesorios de las mujeres son preciosos. Y el de ella, de igual forma. Una época muy bonita.

Carmen Santos dijo...

Hola Magda:
A mí también me gusta el vestido de Cyd Charisse. Además, es un corte que no ha pasado de moda en tantas décadas. De hecho, a veces he visto vestidos de ese estilo por la calle y quedan muy elegantes. Habrá que buscar algo así para este verano, que aquí ha empezado con muchísimo calor.
Besos

melusina dijo...

Gacias por devolverme a Astaire Es totalmente genial y estoy de acuerdo contigo. A la Charisse se le nota mucho la base de cientos de años de barra que tiene a cuesta.Se le van solos los pies y el cuerpo al sitio que deben ocupar
Ambos buscan la perfeccion y aqui se ve que la consiguen. Y que facil parece

Carmen Santos dijo...

Hola, Melusina, bienvenida a este blog.
A mí me encanta esta escena. Cuantas más veces la veo, más perfecto me parece el baile de Astaire y Charisse. Esa sincronización, esa ligereza con la que bailan y que hace pensar que están improvisando, esa elegancia... Quién supiera bailar asi (bueno, yo me conformaría con muchísimo menos).
Besos