martes, 5 de enero de 2010

EL MES DE LOS BUENOS PROPOSITOS

Entre excesos gastronómicos y algún kilo nuevo nos hemos plantado en el mes de enero que, junto con septiembre, tal vez sea la época del año en la que más buenos propósitos nos hacemos. De repente, todos nos planteamos comer de modo más saludable, hacer más deporte, ser más amables y disfrutar de esas pequeñas cosas que siempre desdeñamos en nuestra busca de sueños vistosos y, a veces, inalcanzables. En enero suele haber overbooking en las bicicletas de los gimnasios, las consultas de los nutricionistas se llenan de penitentes del turrón y en las rebajas nos sacan los últimos euros que no habíamos quemado en derroches navideños. Y en cuanto se nos diluye la morriña del cambio de año, volvemos a nuestras pequeñas miserias de siempre.

Por eso, hace mucho que no me planteo cambiar de vida cuando irrumpe enero. No me propongo volverme más alta, ni más rubia, ni llegar a correr la maratón de Nueva York (es un decir). Mis propósitos para el nuevo año se reducen a tomarme las cosas con más filosofía - porque soy muy dada a comerme el coco -, a resistir lo que haga falta - porque, como decía Cela, el que resiste, vence - y a empezar a trabajar en una nueva novela que tengo en mente. Una historia que, en compañía de otra, llevaba rondándome desde hace algún tiempo y al final ha acabado por imponerse a su rival. Y es que tienen razón los que dicen que las historias nos encuentran abriéndose camino en la cabeza hasta desbancar a cualquier competidora (algún día hablaré con calma sobre cómo me abordan a mí).

Por lo demás, y en vista de cómo está el patio de la economía, esperemos que se vean pronto esos famosos brotes verdes de los que habla todo el mundo con tanto afán.

Que se os den muy bien los Reyes esta noche y... no olvidéis colocar los zapatitos para cuando lleguen montados en sus camellos (aunque igual ahora van en moto como los de Telepizza, vete a saber).

Y para acabar esta primera entrada del año, una versión de Celia Cruz de I will survive. ¡Asssúuucaaar!!!!!!!!


11 comentarios:

39escalones dijo...

Tengo una teoría: que Celia Cruz y Don Pimpón (el de Barrio Sésamo), eran la misma persona...
Por lo demás, supongo que el mejor propósito que podemos hacer para el año nuevo es ser todos un poquito mejor. Sería la única forma de cambiar realmente las cosas.
Feliz año
Abrazos.

Anónimo dijo...

Feliz Año para Carmen y demás amigos del blog.
Espero esa novela pronto
Besos

Samuel

Carmen Santos dijo...

39escalones: Eso de procurar ser un poquito mejor es un buen propósito de los de verdad, no de los tontorrones. Me sumo a la idea.
Lo del parecido de Celia Cruz con Don Pimpón no se me había ocurrido, pero ahora que lo dices...
Feliz Año (Creo que ya te lo deseé en tu blog, pero estas cosas no importa que estén repes. Así son más eficaces).
Besos

Samuel: Feliz Año a tí también. Espero que lo hayas pasado muy bien durante estas fiestas.
Lo de la nueva novela aún llevará tiempo, porque aún estoy en fase de preparación, pero todo se andará.
Besos

Pepa dijo...

Muy buenos propósitos. La mar de sensatos. Me adhiero.
Me congratulo con lo de la nueva novela, eso sí que es una buena noticia
Y en cuanto a la versión de Celia Cruz, sublime. Yo, como 39 escalones, también tengo una teoría: que Fidel les daba a sus artistas adeptos Gerovital, de la Dra. Ashlan...

ernesto51 dijo...

Como otras muchas veces volvemos a coincidir en el hecho de no planear "cambios" que luego no se cumplen.

Únicamente espero que sigamos refelxionando, pensando por nosotros mismos y evitando los intentos de manipulación externa, de los medios informativos, de los políticos, de las religiones y demás poderes fácticos.

Me quedo yo también con tu proyecto de nueva novela; no tenemos que decirte con cuanto interés la esperamos. Ánimo y a por ella.

Todo lo mejor para ti y los tuyos, en este año nuevo y siempre.

Abrazos-

Carmen Santos dijo...

Pepa: Veo que estáis sembrados con vuestras teorías sobre Celia Cruz. Desde luego, esta mujer era pura energía y aguantó sobre el escenario prácticamente hasta el final. Habrá que investigar qué comía para tener esa vitalidad.
Besos

Ernesto: Gracias. Yo también te deseo lo mejor para este año recién estrenado y, como tú dices, para todos los siguientes.
Excelentes propósitos los tuyos.
Besos

Anónimo dijo...

Pues yo este año no tomé las uvas de la suerte (por circunstancias adversas que no voy a plasmar aquí) ni siquiera pensé en lo de 'año nuevo vida nueva', ni me fijé ningún propósito o meta para el año a descorchar... así que durante cada día me dedicaré a intentar ser feliz a pesar de las situaciones o las personas, a seguir siendo sincera sin hacer daño, a ayudar siempre que pueda, a premiarme con ratos inolvidables en compañía de mis amigas y a intentar ser una madre paciente y justa para que mis hijos tengan un apoyo incondicional... ya os iré explicando si obtengo frutos de mis metas espontáneas...!
Que este año los avatares de la vida os concedan al menos uno de vuestros deseos más fervientes...
Una novela, un corazón exaltado, un trabajo, una noticia anhelada, una confirmación, unos ojos rebosantes, una caricia a destiempo, una emoción respondida...
Besos Carmen... y a todos.
Mon

Carmen Santos dijo...

Mon, me gustan esas metas que tú llamas "espontáneas" y me parecen dignas de ser imitadas.
Yo también te deseo que este año se cumpla al menos uno de tus deseos más fervientes, y si se cumplen todos... mejor todavía.
Besos

Pepa dijo...

Y yo, este año 2010, seguiré insistiendo para que quedemos a tomar una caña...Insistir es una forma de convencer...
Besitoss
pepa

Carmen Santos dijo...

Si la idea es buena, Pepa, pero sigo viendo muy difícil que podamos reunirnos todos, tal como propusiste hace algún tiempo, ya que muchos de los que entran en este blog viven lejos. Pero, bueno, la dejaremos ahí para el futuro. A lo mejor, algún día puede ser.
Besos

Anónimo dijo...

Nice brief and this post helped me alot in my college assignement. Thank you on your information.