viernes, 30 de octubre de 2009

FRIVOLIDADES NEBULOSAS



Llevamos ya tres días despertándonos por las mañanas con niebla cerrada y mucha humedad. Después, las brumas suelen disiparse, pero el instante de despegarse de las sábanas exige un enorme esfuerzo. Yo he conseguido portarme bien, aunque en días así, el cuerpo me pide más cama, después un desayuno con chocolate calentito y, a ser posible, churritos o magdalenas esponjosas para acompañarlo. Pero ya se sabe que en esos momentos críticos, no hay que hacerle ni puñetero caso al cuerpo, que es muy perro. Por lo que incluso me he ido a torturarme un rato al gimnasio. Y cuando ya estábamos todos sudando la gota gorda a causa del esfuerzo y de la humedad ambiente, salió por los altavoces la cancioncita que cantan los crucificados en La Vida de Brian de los Monty Python: Always look on the bright side of life, o sea, más o menos: “Mira siempre el lado alegre de la vida”. Un mensajito que se agradece cuando una niebla como ésta nos aplasta el pelo, las ideas y la moral.

Pensaréis que vaya frivolidad más tonta, con lo que está cayendo por el mundo mundial, pero a veces, tonterías como esta levantan el ánimo en un día nebuloso. Y de vez en cuando, apetece decir bobadas. Y además, ya tengo las neuronas en desconexión, porque el lunes será fiesta en esta nuestra ciudad y el fin de semana va a ser un poquito más largo. Así que, voy a permitirme ser frívola en un viernes de espesa niebla mañanera. Y lo dicho: Mira siempre el lado bueno de la vida.

Y de regalo, la melodía ideal para un día nebuloso: Misty del maestro Errol Garner. Una canción que tiene gran protagonismo en la película Escalofrío en la noche (título original: Play Misty for me) de Clint Eastwood.

¡Buen fin de semana!

10 comentarios:

Anónimo dijo...

No dejes que la niebla pueda contigo,
pronto saldrá el sol,
cualquier día, en cualquier momento,
verás que, más pronto que tarde,
se disipará ese triste manto sin color.

Samuel

Carmen Santos dijo...

Hermoso poema, Samuel. ¿Es tuyo?
Buen fin de semana.

Martín Bolívar dijo...

Me has hecho recordar la película La vida es bella, o el mensaje de Gabriel García Márquez cuando recibió el Premio Nobel, abogando por el triunfo del bien sobre el mal en una Latinoamérica diezmada por la violencia terrorista y de las dictaduras militares. Gabo recordó los monstruos marinos que veía y luego describía Antonio Pigafetta, el cronista de Magallanes. Cordiales saludos.

carmen dijo...

No es nada de frívolo que recomiendes una canción como esta. A mí me ha levantado el ánimo en muchas ocasiones.El mundo y sus problemas están ahí.Y somos conscientes de ello.Pero eso no quita el que miremos la vida por su lado alegre.Siempre podremos ayudar mucho más con alegría que con tristeza.
Me encanta esa peli.
Saludicos.

Anónimo dijo...

Cómo era aquello?... la vida es como es y no la podemos cambiar, pero en nosotros está la decisión de tomárnoslo de la mejor manera o vivir condenados al conformismo de la oscuridad y la queja continua; yo elijo cómo quiero ver la vida a pesar de la niebla.
besos
mon

Carmen Santos dijo...

Martín: Pues ya que la mencionas,la banda sonora de "La vida es bella" es una gozada. Invita al optimismo. El discurso de García Márquez cuando recibió el Nobel ahora mismo no lo recuerdo. Habrá que buscarlo en Google y repasarlo.
Besos

Carmen Santos dijo...

Cierto, Carmen. Los problemas, ya sean los del mundo o los nuestros personales e intransferibles, se presentan cuando quieren y no hay forma de esquivarlos, pero con un poco de optimismo siempre se sobrellevan mejor.
Saludicos

Carmen Santos dijo...

Tienes razón, Mon. Siempre es bueno tomarse las cosas del mejor modo posible. Aunque también es cierto que cuando vienen muy chungas, a veces cuesta. Pero, bueno, siempre podremos recordar a los crucificados cantarines de "La vida de Brian" para sonreír un rato.
Besos

39escalones dijo...

Sendos temazos, sendos peliculones, en mi caso no para acabar la semana sino para empezarla, con el regusto amargo por el adiós de JL Lópezjavascript:void(0) Vázquez.
Abrazos.

Carmen Santos dijo...

Desde luego, Alfredo, se ha ido uno de nuestros grandes actores.
Besos