viernes, 21 de mayo de 2010

SEMANA DE TRABAJO, DE CHARLA LITERARIA Y DE... CIGÜEÑAS

Esta semana he estado trabajando duro en mi nueva novela. La criaturita se está portando muy bien. Se come todo lo que le pongo, duerme de maravilla y está creciendo y desarrollándose conforme a los cánones. De la fase de bebé que va sentado en el carrito hemos saltado a la de los primeros pasos, esos que se dan algo titubeantes, pero llenos de curiosidad y afán de aventura. Seguiré informando cuando la criatura se suba a los muebles y se dedique a abrir todos los cajones para cotillear su contenido.

El lunes pasado estuve en Alfaro, un municipio de La Rioja, para charlar con el grupo de tertulia de la Asociación de Amas de Casa sobre Días de menta y canela. Había oído decir que Alfaro posee la mayor colonia de cigüeñas del mundo. Y doy fe de que aves de esas hay muchísimas. Antes de la charla, mi marido (que me acompañó) y yo estuvimos paseando un poco por el casco antiguo, muy bonito y cuidado, y cuando nos vimos ante la Colegiata, nos llamó la atención la cantidad de cigüeñas que han hecho su nido allí. Están asentadas encima del tejado, en las ventanas de las torres gemelas, en cualquier saliente de la fachada… y de vez en cuando, una cigüeña enorme abandona su nido para regresar al poco tiempo con comida para las crías, a juzgar por el revuelo que ocasiona su vuelta. Es toda una experiencia observar el ir y venir de las cigüeñas de Alfaro. Eso sí: hay que ponerse a cubierto, porque a veces los animalitos dejan caer algún regalo mientras vuelan.

La charla estuvo fenomenal. Las integrantes de la tertulia de ASAMA habían leído y trabajado el libro exhaustivamente y durante casi dos horas estuvimos hablando sobre la propia novela, diseccionando a los personajes, sus amores y sus motivaciones para actuar como actúan. Hablamos del final de la Días de menta y canela, que siempre ha dividido mucho las opiniones, porque hay quien aplaude la decisión de Clara Rosell y hay quien piensa que debería haberse lanzado de cabeza a la piscina. También salieron en la charla temas como la emigración de los españoles en los años sesenta frente a la entrada actual de inmigrantes, la pasión amorosa y la literatura en general. El tiempo se pasó volando a la velocidad de las cigüeñas y fue una verdadera gozada conocer a un grupo de tertulia tan activo y con tanto entusiasmo por la lectura.

(No sé qué pasa con Blogger y el formato de la letra. He intentado unificar la fuente, pero cada párrafo sale con un formato diferente. Ya perdonaréis semejante chapuza.)

(La fotografía del bebé es de embarazo10.com; las otras son mías)

9 comentarios:

Ernesto dijo...

Sigue cuidando a la criatura, no tengo que decirte que todos esperamos su madurez con avidez.

Enhorabuena por el encuentro en Alfaro, y es gratificante ver que sacaste tiempo rara disfrutar de las cigüeñas. Casualmente yo las contemplé y disfruté en otro lugar cercano a Gredos este mismo fin de semana.

Un abrazo, y cuida al bebe.

39escalones dijo...

Así, así, que crezca sana y altísima, que por La Rioja se come bien, se bebe mejor, y el "parto" será una excusa buenísima para volver...
Besos.

Carmen Santos dijo...

Ernesto: Seguiré cuidando a la criatura para que se haga grande y fuerte.
Lo de las cigüeñas del otro día fue alucinante. Nunca había visto cigüeñas tan de cerca ni semejante concentración. Fue algo muy bonito de ver y, desde luego, para recordar.
Besos

39escalones: Ya lo creo que en La Rioja se come y se bebe muy bien. Cualquier excusa es buena para volver.
Besos

carmen dijo...

Ya veo que cumples y nos vas infomando de los avances de la criatura.
Saludicos.

Carmen Santos dijo...

Pues no faltaría más, Carmen. Vosotros os enteraréis en primicia de cada nuevo paso que dé el bebé.
Saludicos

DESDELDESVAN dijo...

A ver, a ver ese embarazo, en fin, que venga con bien que decía mi abuela.
Un abrazo, Carmen.
Mariano Ibeas

Carmen Santos dijo...

Eso, eso... no importa si es niño o niña, lo que cuenta es que venga con bien. Haremos lo posible para que la gestación llegue a buen término.
Besos

Anónimo dijo...

qué ganas ya de que venga la cigüeña con esa criatura que devoraremos con nuestros mejores deseos... ahora que, aunque la genética es caprichosa, con esa madre que tiene y a la vista de los hermanos mayores, las expectativas de traer 'un buen ejemplar' son altas!
Deseando verle la carita estamos.
besos
mon

Carmen Santos dijo...

Mon: Muchas gracias por tus palabras de aliento. La verdad es que aún queda mucho trabajo por delante antes de que venga la cigüeña, pero estoy disfrutando mucho de este embarazo... literario (hay que matizar, no vaya a entrar aquí algún despistado/a y piense que estoy emulando a Ana Rosa Quintana, jejeje). Ya os iré informando.
Besos