lunes, 14 de diciembre de 2009

A propósito de algunos modelitos

La otra mañana esperaba yo en un semáforo a que se pusiera verde para los peatones y pasó rozándome un chaval en bicicleta, ataviado con una sudadera anchísima, de esas en las que caben dos personas por el mismo precio, y una gorra de rapero con una visera enorme vuelta hacia atrás. O sea, encajada en la misma nuca. Y no es que me sorprenda a estas alturas ver a jóvenes, y no tan jóvenes, andar por ahí con la cabeza cubierta de esa manera, o con los pantalones tres tallas más grandes y lo suficientemente colgueros para que asomen los calzoncillos de marca, o los tangas, en el caso de las chicas. A los dieciocho años, yo llevaba modelitos tan raros como esos, o incluso más. De los que ahora me provocan la risa tonta (o incluso espanto retrospectivo) cuando veo las fotos de entonces.

Pero a esas horas de la mañana, la mente no me daba para mucho y me dio por cavilar cómo se pondrán de moda esas cosas. Porque digo yo que en alguna parte del mundo mundial, alguien tuvo que ser el primero en colocarse la gorra con la visera hacia atrás, o en hacerse un peinado de rastas para cabrear a sus padres, o en sacarse la ropa interior por fuera para que se vea (esto, por cierto, me recuerda al discurso del nuevo presidente en Bananas de Woody Allen, véase el vídeo más abajo) y después, a otros les haría gracia y lo imitarían hasta convertir algo más bien absurdo en una especie de uniforme obligatorio para los que se sienten “enrollaos” y quieren dejárselo bien claro a los demás. Igual que ocurría cuando se impuso la moda hippy en los setenta y todos andábamos por ahí vestidos a lo “flower power” y creyendo que seríamos jóvenes y rebeldes eternamente. Es ley de vida, aunque vistos desde fuera y con la distancia de la edad, algunos modelitos hacen sonreír, por decirlo suavemente.
(La fotografía de Will Smith es de aquí)

La escena del discurso de Bananas:



Y un vídeo con profusión de viseras y pantalones colgueros:

8 comentarios:

Pepa dijo...

Tanto es así, que una amiga mía vió a un chaval, espectador como ella de un partido, con la visera hacia atrás y LA MANO A MODO DE VISERA SOBRE LA FRENTE, porque le daba el sol...
¿Qué te parece?
En mi casa se decía siempre aquello de "lo que es moda, no incomoda", y qué razón...
Besitoss
Pepa

Carmen Santos dijo...

"Cosas veredes"... Eso sí: así no le daba el sol en la nuca.
Cuando el chaval tenga cuarenta años y se vea de esa guisa en las fotos, le ocurrirá como a los que ahora tenemos una edad y nos vemos posando para la posteridad con aquellos pantalones de pata de elefante, o con modelitos incluso peores.
Besos

Rosalía dijo...

Yo tengo 31 años, Carmen, y también me pasa lo mismo al ver ciertos modelitos míos en algunas fotos.

Respecto a la moda ... pues está claro que es bastante cíclica, y siempre hay algo que vuelve a estar de moda.

Bsos!

Carmen Santos dijo...

Cierto, Rosalía. Esto de las modas es cíclico y lo que en una época determinada nos parecía la bomba, al cabo de los años a lo mejor nos causa hasta sonrojo.
Por cierto, un apunte frívolo: Ahora están intentado volver a poner de moda las hombreras al estilo de los años ochenta. Espero que no las hagan tan exageradas como entonces. Parecíamos jugadores de rugby.
Besos

39escalones dijo...

A mí la moda me parece una gilipuertez. Pero creo que más me lo parece esa vocación de algunas personas de distinguirse de la mayoría; sobre todo porque terminan siendo tantos que al final derivan en mayoría. En fin, el comportamiento de la masa, como ya advirtió Tocqueville, termina siendo intrínsecamente estúpido.
Saludos.

Carmen Santos dijo...

Bueno, la moda es una industria de la que vive mucha gente, además de fuente de placer para las personas que disfrutan vistiendo bien. Todo eso en tiempo de bonanza económica, claro. Cuando las cosas vienen mal dadas, no hay modelitos que valgan y lo que cuenta es sobrevivir.

Coincido contigo en que el afán de resultar original y distinguirse de los demás a toda costa, al final acaba convirtiéndose en la más absoluta vulgaridad.
Besos

Gww dijo...

La verdad es que lo más sorprendente es que las modas que pretenden ser contracorriente, alternativas, etc, son igualmente fruto de su propio Marketing, con sus modas, sus marcas, sus precios de escándalo.

Como decía Lennon en Working Class Hero, "Te crees tan listo, tan al margen de clases sociales y tan libre, pero por lo que puedo ver no eres más que un maldito paleto".

En fin, también a mí me encanta Woody Allen.

Un saludo.

Carmen Santos dijo...

Tenía mucha razón John Lennon.
Besos