viernes, 29 de junio de 2007

Un franco, 14 pesetas

Navegando por internet, he dado con la página web de la película de Carlos Iglesias: Un franco, 14 pesetas.

Esta película me encantó, porque está bien narrada, es muy tierna y habla de lo que tantos niños españoles vivimos a comienzo de los años sesenta: la emigración de nuestros padres a la Europa rica, en busca de un futuro mejor. Como dice uno de los personajes de mi novela: "íbamos a ganarnos el futuro de nuestros hijos y ése era el tren de la ilusión, porque cada uno llevaba la suya en la maleta y no había dos iguales". Desde aquí, un beso a aquellos españoles que partieron con las manos vacías a un destino desconocido...

... y el link de la película Un franco, 14 pesetas.

lunes, 11 de junio de 2007

CMCOOL entrevista a CARMEN SANTOS

Entrevista a Carmen Santos en CMCOOL de CajaMadrid.

Transcribo el contenido de la entrevista:


Carmen Santos: 'A escribir se aprende leyendo y, sobre todo, escribiendo mucho'

Carmen Santos acaba de presentar "Días de menta y canela", su tercera novela.

Se trata de una historia de amor envuelta en una intriga policíaca a raíz de la muerte de un emigrante español en Alemania. Reconocida por su talento para el relato, género en el que en 2003 ganó el "V Premio Internacional de Relatos Paradores de Turismo de España", Carmen tiene una historia personal admirable. A los 31 años dejó la seguridad de su empleo de toda la vida y lo apostó todo a su sueño de ser escritora.

-¿Por qué elegiste el título "Días de menta y canela"?
-Para explicar mejor la elección del título, resumiré un poquito la trama: "Días de menta y canela" arranca con el hallazgo del cadáver de un anciano en una miserable buhardilla de Düsseldorf. El muerto es un español que emigró a esa ciudad alemana durante los años sesenta. En Valencia, Clara Rosell, que se reincorpora al mundo laboral como periodista tras varios años dedicada a sus hijos, lee la noticia por internet y recuerda su propia experiencia en Alemania, adonde emigró de pequeña con sus padres. Propone a su jefe que le deje escribir un artículo sobre la misteriosa muerte de ese hombre. Para buscar información, se entrevista con el hijo del emigrante, que vive en Zaragoza y no había sabido nada de su padre desde niño. Héctor es un hombre maduro, atractivo, con unos ojos verdes que hacen evocar a Clara la copla de Concha Piquer que oía cantar a su madre de niña: "Ojos verdes, verdes como la albahaca?". Cuando, más adelante, compruebe que los labios de Héctor saben a menta y canela, recordará otro fragmento de la misma copla: "dejaste mi lecho cuando amanecía y en mi boca un gusto de menta y canela". Y hasta aquí puedo contar, porque hay mucha novela por delante, muchos secretos por desvelar y muchas sorpresas.

-Imagínate que no fueras tú la escritora y tuvieras que recomendar la novela a los lectores, ¿puedes hacer un ejercicio de falsa modestia y destacar las principales virtudes de "Días de menta y canela"?
-Diría que al combinar la intriga policíaca con una trama amorosa, a las que se añade un recorrido por la vida de los emigrantes españoles en la Alemania de los años sesenta, es una novela que interesa y entretiene a un amplio espectro de lectores. Plantea un misterio, narra amores intensos cargados de erotismo y pasión, hay situaciones con mucho humor... La combinación de todos estos ingredientes conduce a momentos de gran intensidad, en los que el lector se emociona "hasta las entretelas". Esto es lo que me han comentado varios lectores y lectoras, que afirman haberse enganchado a la novela hasta leerla "de un tirón".

-La novela se centra en buena medida en la experiencia de un emigrante español en Alemania. Tú también viviste en Alemania desde los cuatro a los 16 años y sabes lo que se siente siendo un emigrante, habrás podido recuperar sensaciones de tu propia cosecha personal?
-Aunque la novela no sea autobiográfica, si que recurrí a mis propias vivencias en Alemania para narrar la vida de aquellos emigrantes que partieron de España con lo puesto, en busca de una vida mejor y un futuro para sus hijos, sin conocer el idioma y, algunos, sin haber salido nunca de su ciudad o pueblo natal. La idea de escribir sobre ese fenómeno social, del que ahora nadie parece querer acordarse, ya que ahora no tenemos que marcharnos, son otros lo que vienen a España en busca de una vida mejor, es muy antigua. Fue madurando dentro de mí durante años, mientras iba desarrollando mis dos libros anteriores, "La vida en cuarto menguante" y "La cara oculta de la luna", hasta que al fin creí llegado el momento de abordar este proyecto.

-Se trata de tu tercera novela, ¿notas que vas cogiéndole el hilo a un formato de largo recorrido tan complejo y exigente como es la novela?
-A escribir se aprende leyendo y, sobre todo, escribiendo mucho. Ayuda en gran medida la facilidad que tenga cada uno para la literatura, para narrar, lo que llamamos "talento", una palabra que suelo utilizar con ciertas reservas porque me impone muchísimo respeto. Pero el oficio se adquiere escribiendo mucho, corrigiendo más aún e incluso desechando sin piedad lo que no sea bueno, por mucho cariño que le hayamos podido coger al texto en cuestión. Yo ahora me siento más segura en la novela que hace unos años, pero considero que todavía me queda mucho camino por recorrer y espero seguir aprendiendo y mejorando cada día.

-En 2001 fuiste finalista del "XV Premio Internacional de Cuentos Max Aub" y en 2003 ganaste el "V Premio Internacional de Relatos Paradores de Turismo de España", ¿cuál es la clave para que un cuento atrape al lector y qué diferencias básicas lo diferencian de la novela?
-En cuanto a las diferencias entre el cuento y la novela, creo que para escribir un buen cuento hay que sintetizar mucho y no desviarse nunca del camino. El cuento tiene su propio ritmo, que es mucho más ágil y directo que el de la novela, donde el narrador puede recrearse recorriendo diferentes subtramas hasta llegar al desenlace sin que se resienta el conjunto, siempre que el escritor controle la historia y no se extravíe en esos paseos. El cuento no admite ramificaciones. Debe ir directamente al grano. De lo contrario, se desinfla y pierde eficacia. Yo diría que escribir un cuento es, en cierto modo, como contar un chiste: debe ser ágil, directo y con una buena sorpresa final.

-En 1989, con 31 años, abandonaste la seguridad de un trabajo de oficina en una multinacional para hacer realidad tu sueño de dedicarte a la literatura y los idiomas, ¿cómo recuerdas el momento en que te decidiste a lanzarte al vacío y los primeros pasos inciertos en tu nueva vida?
-Pese a contar con el apoyo incondicional de mi marido, recuerdo por un lado cierto vértigo cuando pensaba en la decisión que acababa de tomar, pero por el otro, también sentía mucha ilusión ante la idea de dedicarme a lo que de verdad me gustaba hacer. Voy a confesar aquí una pequeña frivolidad que me permití durante las primeras semanas: como había trabajado durante años en dos multinacionales, situadas ambas a varios kilómetros de la ciudad, tenía que levantarme muy temprano para subir al autobús. Después de un largo trayecto me metía en la oficina, donde pasaba las ocho horas de rigor sin apenas ver la luz del día. Así que, cuando abandoné aquel trabajo, después de dejar a mi hijo en el colegio, me dedicaba a callejear sin rumbo por el centro de Zaragoza, por el mero placer de observar el despertar de la ciudad, algo que por mis horarios de trabajo me había perdido hasta entonces.

-Te dedicas también a la traducción, ¿qué te aporta esta práctica profesional?
-La traducción como free-lance me ha aportado sobre todo la disciplina necesaria para pasar horas y horas delante del ordenador, al principio traduciendo textos ajenos, y ahora escribiendo las historias que están dentro de mí con ganas de salir a la luz.

DÍAS DE MENTA Y CANELA en EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

Una historia de amor ( El Periódico de Aragón - 09/06/2007 )

domingo, 3 de junio de 2007

DÍAS DE MENTA Y CANELA EN LA FERIA DEL LIBRO

FERIA DEL LIBRO DE ZARAGOZA

Sábado, 2 de junio:

LIBRERÍA SIGLO XXI
mañana de 11.00 a 14.00 h

Domingo, 3 de junio:

LIBRERÍA CENTRAL
mañana de 11.30 a 14.00 h

FNAC
tarde de 18.30 a 21.00 h


Sábado, 9 de junio:

LIBRERÍA PARÍS:
mañana y tarde

Domingo, 10 de junio:

LIBRERIA VIDAL HERMANOS:
mañana de 11.30 a 14.00 h

FERIA DEL LIBRO DE HUESCA
Sábado 2 de junio por la tarde

sábado, 2 de junio de 2007

DÍAS DE MENTA Y CANELA en LAS PROVINCIAS




Con Carlos Morenilla (derecha) y Toni Martínez (izquierda) en el Hotel Astoria de Valencia.




1 de junio: Carlos Morenilla escribe sobre DÍAS DE MENTA Y CANELA en LAS PROVINCIAS.